La historia de las cerraduras

La historia de las cerraduras
5 (100%) 1 voto

Parece que los estudiosos no se ponen de acuerdo a ciencia cierta de dónde se originaron las primeras cerraduras. Lo que sí se sabe es que el origen de la llave y la cerradura se remonta a hace más de 4.000 años y se dice que fue en Egipto o en China donde se fabricaron los primeros artefactos de seguridad que permitían abrir puertas.

En un principio las llaves se fabricaban en madera. De hecho, en la Europa del siglo X casi todas las casas contaban con sistemas de cerraduras creadas con este material. En estos momentos, las llaves metálicas solo estaban disponibles para aquellas familias ricas que se lo podían permitir.

En el Antiguo Egipto, las llaves y cerraduras solamente las usaban los más pudientes. Pero, Grecia, fue la civilización antigua que logró convertir este tipo de dispositivos en algo común a toda la población.

Se dice que el mecanismo de apertura más antiguo se localiza en las ruinas del Palacio de Sargón II de Asiria, en Irak. La cerradura de este lugar necesita una llave de madera de algo más de un metro de largo para poder ser abierta. Los expertos aseguran que esta cerradura data del siglo VIII antes de Cristo.

La fabricación del primer cerrojo

Se dice que el primer cerrojo se fabricó en madera y correspondería su creación a los antiguos egipcios. La realidad es que el sistema de apertura es realmente similar al cerrojo de cilindro más moderno. Por ello, Linius Yale, se inspiró en este sistema para crear sus cerraduras en el año 1860.

Una curiosidad es que el logro de crear llaves muchísimo más pequeñas corresponde a los romanos. Además, ellos lograron aumentar la seguridad apostando por incluir la famosa vuelta de llave en sus dispositivos. En el antiguo Imperio Romano se pueden encontrar cajitas diminutas que necesitaban pequeñas llaves para ser abiertas. En su interior escondían venenos y pócimas para vencer a todo tipo de adversarios.

En algunos museos se pueden encontrar colecciones de estas llaves romanas, que se fabricaban en hierro o bronce. En este sentido, en las ruinas de Pompeya se localizó una pequeña llave maestra, que funcionaba con este sistema de apertura.

Con el paso del tiempo las cerraduras evolucionaron de forma imparable. En la etapa medieval, las llaves ya eran pequeños artilugios súper mejorados. Y en el siglo XIX el pestillo evolucionó significativamente.

Las cerraduras en la actualidad

Obviamente, en la actualidad hemos podido ser testigos de todos los cambios que se han vivido en materia de cerrajería de seguridad. Hoy en día, el avance tecnológico permite a las viviendas contar con dispositivos electrónicos de seguridad, que resultan prácticamente infranqueables. Si quieres estar a la última en cerraduras de seguridad, disponemos de un servicio profesional de cambio de cerraduras que incluye asesoramiento profesional. No lo dudes y contacta con nosotros, donde apostamos por las nuevas tecnologías para incrementar la seguridad de nuestros clientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *